domingo, junio 05, 2005

Los Príncipes visitan a los españoles de Japón

Felipe y Letizia ofrecen una recepción en Tokio y anuncian la apertura del Instituto Cervantes
JORDI JUSTE. TOKIO
Los príncipes de Asturias tuvieron ayer la oportunidad de compartir dos horas largas con unos 300 miembros de la colonia española en Japón durante la recepción que ofrecieron en el Hotel Okura, donde se hospedan en Tokio. El príncipe Felipe agradeció en su discurso la calurosa acogida que se les ha brindado a él y a su esposa, y tuvo palabras de apoyo y un anuncio para los profesores de español, uno de los componentes más nutridos de la colonia. "Estoy seguro de que os alegrará saber que está prevista la apertura de un Instituto Cervantes en Tokio para apoyar vuestros esfuerzos", afirmó.Este anuncio, sin embargo, fue recogido con cierto escepticismo por los asistentes a la recepción, que vienen oyéndolo de diversas voces desde hace años sin que termine de concretarse por razones de presupuesto.Asimismo, Felipe se refirió a aspectos que homologan a ambos países en la actualidad: "España es hoy un país moderno y de vanguardia que, al igual que Japón, mira al futuro sin olvidar unas raíces históricas que son fuertes y profundas".También, en su discurso, el Príncipe tuvo palabras para el esfuerzo que en los últimos años ha emprendido España para aumentar y mejorar su papel en Asia. En concreto se refirió al plan estratégico lanzado por el Gobierno el año 2000, y a Casa Asia, con sede en Barcelona, de la que dijo que "da testimonio del impulso renovado que la Administración española viene dando a las relaciones culturales con Asia".Ya en la parte más informal del acto, los Príncipes departieron con los miembros de la colonia, que se agolpaban para saludarles. Entre los asistentes, además de los ya mencionados profesores de español, se contaban numerosos religiosos, algunos representantes de empresas españolas, como bodegas Torres, y la familia Álvarez, superviviente del tsunami que arrasó el sur de Asia en diciembre pasado.Por el momento, el viaje de los Príncipes sigue sin mayores incidencias, aunque la preocupación por el estado de salud de Letizia se mantiene en todo momento. Tras la recepción, un grupo de veteranas residentes españolas en la capital japonesa comentaba que a la princesa "se la veía como en las fotos, pero más delgada, la pobre, con la vida tan ajetreada que lleva..."Ayer, por la tarde, se desplazaron a Nagoya, a menos de dos horas de la capital en el tren bala, desde donde hoy irán al recinto de la Exposición Universal de Aichi, en Nagakute, para regresar por la tarde a Tokio, donde cenarán con el príncipe heredero Naruhito y su esposa Masako en el palacio de Akasaka antes de emprender el vuelo de regreso a Madrid.Noticia publicada en la página 72 de la edición de 6/5/2005 de El Periódico - edición impresa.

2 comentarios:

  1. Anónimo12:39 a. m.

    Me da que usted no asistió al evento, ya que el tiempo real que sus altezas compartieron con el populacho no llegó a los treinta minutos.

    ResponderEliminar
  2. Pues me temo que el que no asistio fue usted, porque de haberlo hecho me habria visto con un gran cronometro colgando del pecho.

    ResponderEliminar