jueves, marzo 29, 2012

Ejecutados tres asesinos



Hoy han sido ejecutados en Japón tres presos, veinte meses después de la última ejecución de condenados a muerte. El anuncio lo ha hecho el ministro de Justicia, Toshio Ogawa, quien ha declarado que más del 80% de los japoneses está a favor de la pena de muerte, que estas personas habían sido condenadas por los tribunales y que él se ha limitado a transmitir la orden, tal como indica la ley.
Los ejecutados sonYasuaki Uwabe, de 48 años por el asesinato de cinco personas en la estación de Shimonoseki en 1999; Yatsutoshi Matsuda, de 44 años, por la muerte de dos mujeres en 2001 para robarlasy Tomoyuki Furusawa, de 46 años, que mató en 2002 a sus suegros (estaba en trámites de divorcioy al nieto de 12 años de los mismos.
En el año y ocho meses en que no ha habido ejecuciones, se han acumulado 31 nuevas condenas capitales, que han hecho que el número de reos que esperan su final haya aumentado a 132 (129 ahora). Entre ellos el más célebre es el líder de la secta Aum Shinrikyo, Shoko Asahara, que se hizo mundialmente famosa en 1995 por el ataque con gas sarín en el metro de Tokio, en el que murieron doce personas.
El presidente de la asociación japonesa de víctimas de crímenes se ha felicitado por las ejecuciones y ha pedido que continúen al ritmo adecuado. Por su parte, la Comisión contra la Pena de Muerte de la Asociación de Abogados ha reclamado que se abra un verdadero debate nacional sobre su abolición. 
Los condenados a muerte en Japón son informados de sus ejecuciones la mañana del día que serán llevadas a cabo, y las familias reciben la notificación cuando ya son un hecho. Según el Ministerio, se hace así para evitar el sufrimiento de los presos. En la cultura nipona está muy arraigada la idea de pagar por los errorescon la propia vida y se repiten periódicamente casos de asesinos que piden ser ejecutados.

Homenaje a Takiji Kobayashi

Cada 20 de febrero, en Otaru (Hokkaido) se rinde homenaje a Takiji Kobayashi, el autor de Kanikosen. Ante su tumba, se recuerda su vida comprometida y su muerte (en 1933 a manos de la policía imperial, que lo torturó por ser comunista).

Este año me uní a las decenas de seguidores que acuden desde todo el país. Yo estaba en la ciudad para asistir a un seminario internacional sobre su obra, y no quise perder la oportunidad de mostrar mi respeto a un intelectual que anheló la paz y la justicia y dedicó su trabajo y su vida a conseguirlas.
Tanto durante el acto en el camposanto nevado como durante las jornadas de estudio que siguieron, se repitió entre la concurrencia la pregunta de qué hubiera dicho y hecho Takiji (sus seguidores se refieren a él por el nombre de pila) ante las guerras y las injusticias que se han sucedido y se suceden desde su muerte hasta nuestros días. Sí, también las cometidas en nombre del comunismo.

miércoles, marzo 28, 2012

En la Universidad japonesa, Literatura no vende

Esta mañana, el poeta Yoji Arakawa hablaba en la radio sobre los cambios que ha experimentado la enseñanza de la literatura en Japón. Para empezar, muchas facultades de literatura han cambiado de nombre. Se ve que eso de "literatura" ahora ya no vende. Se dice que no tiene salidas profesionales. Y las antiguas facultades de letras se han rebautizado. Ahora dicen que son de Cultura Lingüística, Cultura de la Expresión, Técnicas de Expresión, Comunicación Cultural, Creatividad Cultural ... Todo menos Literatura.

Los estudiantes universitarios, presentes o potenciales, son tratados cada vez más como clientes, y se ve que esta palabra ahora no les sirve a los responsables del marketing académico. Que de las letras no se vive, no es una idea nueva, tampoco en Japón. Pero antes  estudiarlas  daba prestigio. Y ahora no. Según Arakawa, también es cada día más difícil aprender literatura fuera de la Universidad en Tokio, donde en 2005 cerró la escuela Shin Nihon Bungaku Gakko, fundada en la posguerra.

En cambio, en Osaka se mantiene la Osaka Bungaku Gakko, creada en 1954.Tiene unos dos mil estudiantes, incluyendo los que siguen los cursos a distancia. Los hay que van por afición, para adquirir lo que podríamos llamar conocimientos culturales básicos, pero muchos lo hacen porque pretenden vivir de la escritura. Las clases con más éxito son las de novela. Hasta ahora han pasado por la escuela, como alumnos, dos premios Akutagawa y tres premios Osamu Dazai. Y como profesores el premio Nobel Kenzaburo Oe y el propio Arakawa.

lunes, marzo 26, 2012

El Yamato, símbolo de los errores del pasado



Hoy a las 22:15 en el programa Cronos del Canal 33 se emite Els secrets del cuirassat Yamato.

El acorazado Yamato tuvo una gran carga simbólica para los japoneses, ya que representaba su gran capacidad tecnológica. Con sus 263 metros de longitud y 72.800 toneladas de peso se convirtió en el mayor barco jamás construido y en uno de los esfuerzos más absurdos de la historia, ya que en el momento de su botadura ya estaba claro que el arma decisiva en la guerra sería la aviación. Tenía que proteger el país del enemigo, pero se convirtió en una carga y la armada tuvo que dedicar grandes esfuerzos para protegerlo. Es un símbolo de una capacidad de organización y un tesón admirables puestos al servicio de una causa errónea y perjudicial para el que se entrega a ella y para el prójimo.

Finalmente, el 7 de abril de 1945 fue hundido en un ataque aéreo cuando se dirigía a Okinawa para dificultar la inevitable invasión americana.





Podéis leer más en mi crónica de septiembre de 2010 sobre el museo del Yamato en Kure:

Otaru, el decadente encanto del este de Hokkaido


Otaru es una ciudad de Hokkaido situada a más o menos media hora de Sapporo en tren. Antaño fue un importante punto de partida para la conquista japonesa del norte de Asia. Y ya antes había sido un lugar habitado por los ainu, la etnia que desplazaron los japoneses llegados del sur.
Tiene el decadente encanto de las ciudades que fueron más de lo que son. Hoy en día es una escapada para los que visitan Sapporo o una escala para los que acuden a las estaciones de esquí de los alrededores.
Para mí es la ciudad donde vivieron Sei Ito y, sobretodo, Takiji Kobayashi, el autor de Kanikosen.  

viernes, marzo 23, 2012

¿Mourinho? En Japón no pasaría


Llevo años vinculado al fútbol base japonés. Es decir, hablo con conocimiento de causa. Actitudes como las que se vieron durante el partido entre  el Villa-real y el Real Madrid son imposibles en Japón. ¿Por qué? Es fácil responder que el carácter de japoneses y españoles es distinto. No voy a negar la obviedad. Pero creo que para entender lo que sucede en el fútbol entre adultos es útil ver lo que pasa en los partidos de niños.
En España, desde que comienza el partido, los padres increpan al árbitro, los entrenadores ponen en duda su autoridad, los jugadores le hacen la vida imposible y el propio colegiado se lo toma todo como una afrenta personal. En cambio, en Japón se advierte a los padres de que ni siquiera se quejen, muchos entrenadores arbitran a su vez partidos, se insiste a los niños en que el juez es un amigo sin el cual no habría partido y los colegiados tratan de pasar desapercibidos.

Vidas solitarias, muertes tristes


En los últimos meses se han producido diversos casos de muertes solitarias en Japón. Personas encontradas días, semanas o hasta meses después de su muerte. En ocasiones se trataba de gente impedida o muy mayor, que vivía sola o acompanyada de una persona en circunstancias similares.
Paralelamente, las últimas estadísticas indican que por primera vez la media de personas que viven en cada hogar en Tokio ha bajado de las dos. Estos datos alertan una vez más de la necesidad de prepararse para lo inevitable, una sociedad con cada vez más gente dependiente y sin nadie que la cuide. 

jueves, marzo 22, 2012

Aniversario del ataque con gas sarín en Tokio

El día 20 se cumplieron 17 años del ataque con gas sarín en el metro de Tokio, perpetrado por la secta Aum Shinrikyo. Trece personas murieron y muchas más resultaron heridas. Pero, más que esas consecuencias inmediatas, el incidente tuvo un fuerte efecto psicológico sobre los japoneses. El país se había convertido en la segunda potencia económica mundial y había estado comprando empresas emblemáticas en América y en Europa. Pero en poco tiempo la sensación de plenitud que tenían los japoneses se vio sustituída por una espiral de pesimismo. Vio como se confirmaba el fin de la expansión económica y la deuda pública y privada no paraba de crecer, como el gobierno reaccionaba tarde y mal al terremoto de Kobe y luego como una de las muchas sectas que florecieron al calor de la desazón asociada al creciente materialismo nipón se lanzaba a acercar un poco más el fin del mundo. La policía capturó con relativa facilidad a algunos miembros, que durante estos años han ido sido sentenciados a muerte, como por ejemplo el líder supremo, Shoko Asahara, pero todavía quedan varios en búsqueda y captura.  

martes, marzo 20, 2012

“Entiendo a los norcoreanos”


El anuncio de que Corea del Norte va a poner en órbita un satélite ha puesto en guardia a toda la región. No hace falta ser muy listo para saber que para hacerlo se usa tecnología similar a la de los misiles balísticos de largo alcance, capaces de portar cargas nucleares. Este hecho pone en duda la sinceridad de Pyongyang cuando recientemente llegó a un acuerdo con Estados Unidos para recibir ayuda a cambio de replantear su programa de armamento atómico.
Se prevé que uno de los cohetes lanzadores sobrevuele parte del territorio japonés e incluso podría caer sobre el mismo. Por eso el gobierno de Japón ya ha anunciado que prepara las baterías antimisiles de las Fuerzas de Autodefensa por si es necesario interceptar y destruir en el aire el artilugio norcoreano.
Este nuevo episodio del conflicto que enfrenta a Corea del Norte con sus vecinos me ha hecho recordar lo que me dijo recientemente un amigo surcoreano: “Entiendo perfectamente lo que hace Corea del Norte”. Ante mi sorpresa, se explicó. Viendo lo que pasa en otras partes del mundo, saben que las bombas atómicas son una de las pocas cosas que pueden disuadir a sus enemigos de intentar desestabilizar el régimen.

lunes, marzo 19, 2012

El mejor ramen que he comido


Recientemente fui a comer a Ramen Yokocho, un callejón del centro de Sapporo donde todos los restaurantes sirven esta especialidad. Fui armado de mi crónico escepticismo, pensando que era muy posible que me sirvieran una sopa vulgar, suficiente para saciar mi voracidad de viajero.  
Y me llevé una gratísima sorpresa. Un primer sorbo de fideos me bastó para determinar que aquel era el mejor ramen que he comido en mi vida. Era la especialidad de Sapporo, claro. O sea, los fideos flotaban en un generoso caldo de carne con base de miso acompañados de verduras y lonchas de cerdo. 
Simple y sublime.

viernes, marzo 16, 2012

Uniqlo abre megatienda multilingüe en Ginza.


La cadena de ropa Uniqlo ha abierto hoy una tienda de 12 pisos y casi 5.000 metros cuadrados de superficie en Tokio, concretamente en la calle principal del barrio de Ginza, conocido por ser sede de los establecimientos más sofisticados y lujosos del país. Será la tienda más grande de la cadena y tendrá personal capaz de hablar en inglés, coreano, chino, español y francés.
La empresa tiene su origen en los años 80 en Yamaguchi, cerca de Hiroshima, a unos 800 kilómetros de Tokio. Su éxito se ha basado en la producción barata de sus productos en China pero con diseño y control de calidad japoneses. Mientras en Japón muchas tiendas y grandes almacenes seguían apostando por multitud de marcas a precios exclusivistas, las tiendas de Uniqlo solo vendían ropa de su marca con una muy buena relación entre precio y calidad.
En 1994 contaba con 100 tiendas en Japón. Hoy son unas 800, y 200 más en el resto del mundo (más  de la mitad en Corea del Sur y China). Y con perspectivas de seguir creciendo y convertirse en una empresa global. La apertura de la súper tienda multilingüe en el barrio del lujo de Tokio es significativa. Se diseña en Japón, se produce en China y se vende al mundo, con tiendas repartidas en cada vez más países y ahora también en Japón mismo. ¿Por qué? Porque, hasta la chapuza de Fukushima, el número de turistas extranjeros no había dejado de aumentar.
Con el yuan chino revalorizado y el yen a la baja es fácil que se recupere la tendencia.

jueves, marzo 15, 2012

Baja el yen y sube el Nikkei. ¿Recuperación económica?


El índice de la bolsa de Tokio ha recuperado los 10.000 puntos y el yen ya ha perdido un 7% de su valor desde que comenzó el año. El diario Yomiuri ha calificado esta combinación como síntoma de la recuperación económica. Otros son el aumento, por sexto mes consecutivo, de las ventas de coches, relojes de lujo y billetes de avión de primera clase en el mercado japonés.
Por otro lado, el aumento del precio de las acciones parece que se debe a un retorno de los inversores -también los extranjeros- que saben que si el yen baja mejoran las ventas de las grandes empresas exportadoras niponas.
¿Por qué baja el yen? Hay varias explicaciones que no se excluyen. Entre ellas, que los que especulan en divisas parece que ahora apuestan por el real brasileño y el won coreano, y que el flujo de dinero repatriado a Japón huyendo de la inestabilidad europea y para hacer frente a las pérdidas causadas por el tsunami se ha frenado, al menos en parte.
Evidentemente, la baja del yen frente al euro y al dólar no va a contentar a todos en todo momento en Japón. Por ejemplo, no hará felices a los vendedores de coches alemanes de lujo ni a los conductores japoneses cuando tengan que pasar por la gasolinera a llenar el depósito.

miércoles, marzo 14, 2012

Brasileños de origen japonés se van de Japón.

En 1908 comenzó la emigración de japoneses a Brasil para trabajar en las plantaciones de café. El flujo de población se mantuvo durante décadas con altibajos, y llegaron a ser tantos que hoy hay aproximadamente un millón y medio de brasileños de ascendencia japonesa viviendo en el país sudamericano.
Ochenta y dos años más tarde, sin embargo, el sentido de la migración se revirtió. En la década de los 90 fueron los brasileños los que comenzaron a ir a vivir a Japón, que necesitaba mano de obra para la industria y dio preferencia a los descendientes de japoneses. Muchos salieron de un Brasil hiperinflacionario con el sueño de prosperar en la tierra de sus padres o sus abuelos, que entonces parecía incluso capaz de convertirse en la primera potencia mundial.
No para todos fue una experiencia fácil, ya que, por mucha sangre nipona que tuvieran en las venas, no dejaban de ser extranjeros en una sociedad hasta hace poco convencida y orgullosa de ser una de las más homogéneas del mundo. El número de los llamados Nikkei-jin fue aumentando en Japón mientras el país encallaba en el marasmo económico que siguió al estallido de la burbuja en 1991. Llegaron a ser 270.000, que coincidieron con unos 60.000 peruanos de origen japonés.
Una vez más, recientemente, el flujo ha cambiado de dirección. En 2009 el gobierno aprobó la medida de pagar el viaje de vuelta a su país a los Nikkei que quisieran marcharse, eso sí, con la condición de que no podrían volver a solicitar la residencia en Japón. Lo hicieron porque en el país el paro repuntaba y amenazaba con superar el 5%. Pero quizás no era necesario, porque durante estos años el número de brasileños de origen japonés que han vuelto a Brasil ha ido aumentando aprovechando la bonanza económica generada por la estabilidad política y el crecimiento relacionado con la Copa del Mundo de fútbol y los Juegos Olímpicos de Río, y ya son más de 40.000 los que se han ido.
Los volverán a necesitar? O Japón sabrá transformarse y adoptar un nuevo rol económico, con menos manufactura intensiva, menos población y más calidad de vida?

martes, marzo 13, 2012

¿Nadie quiere los escombros del tsunami?



Ha pasado un año del gran tsunami de Tohoku y solo un 6% de los escombros generados por la ola gigantesca ha podido ser retirado de la zona. ¿Por qué? Fundamentalmente, porque hasta ahora el resto de provincias de Japón se están mostrando muy reticentes a aceptarlos.

Hace pocos días, en Casa Asia (Barcelona), el profesor Yoshio Sugimoto usaba esta actitud para explicar la dualidad regional que vive el país. Tras las metrópolis modernas y ricas hay zonas rurales atrasadas con poblaciones menguantes y cada vez más envejecidas, dedicadas en gran parte a proveer las zonas urbanas. Por ejemplo, el noreste -ahora afectado por el desastre natural y por el estigma de Fukushima- producía una gran parte de la energía que consumían las provincias del área metropolitana de Tokio.

Ahora recibe muestras de solidaridad en forma de buenas palabras -e incluso de dinero- pero encuentra respuestas frías a las peticiones de colaboración en este aspecto. El gobierno central acaba de anunciar que quiere asumir la tarea de encontrar un destino a los restos.

Es capital. Porque sin sacar los escombros no se puede construir. Pero también por el devastador efecto psicológico que produce en los supervivientes seguir rodeados de su pasado ahora convertido en basura.

lunes, marzo 12, 2012

Japón debate: ¿subir el IVA o reformar el Estado?


Políticos y ciudadanos japoneses debaten sobre la conveniencia de usar la energía nuclear, sobre la mejor manera de prepararse para los desastres y sobre cómo se debe reconstruir la zona afectada por el tsunami. Pero, paralelamente, siguen peleándose por una cuestión más concreta y que, aun así, es de mucho más largo recorrido: la necesidad de subir el impuesto sobre el consumo, que ahora es del 5%. El Fondo Monetario Internacional interviene en la discusión para decir que se debería fijar en el 15%.
                                                                                                                            Residencia del primer ministro. JJuste
Y es que Japón tiene una deuda pública monumental y una población menguante y cada vez más envejecida. La solución fácil para salvar el Estado es subir los ingresos, pero lo que reclama la mayoría de la población es que se reforme la Administración para hacer que sea más ágil y eficiente, que gaste menos en infraestructuras inútiles y que trabaje más por el bien común y menos por el mantenimiento de un statu quo basado en relaciones simbióticas malsanas entre grandes empresas, altos funcionarios y los principales partidos políticos.

domingo, marzo 11, 2012

Un año después

Un año después todavía hay mucha gente sufriendo. Por la pérdida de seres queridos, por la pérdida de sus hogares, por la pérdida de sus pueblos, por la pérdida de sus trabajos, por la pérdida de sus modos de vida... Está bien ser optimista y recrearse en las historias de lucha y de solidaridad que se han vivido este año. Está bien felicitarse por la rápida reconstrucción de muchas infraestructuras. Hoy recordamos a los muertos y nos solidarizamos con los vivos. Y seguiremos estando a su lado con lo que haga falta, con dinero, con afecto, echando una mano, informando sobre ellos, sobre su futuro.
No olvidaremos el tsunami, no olvidaremos a sus víctimas, y estaremos muy atentos para apoyar a la mayoría de japoneses, que creen que hay que levantarse y mirar al frente, pero sin olvidar los errores del pasado, a los japoneses que quieren que los intereses de las personas prevalezcan sobre los intereses de la industria, a los japoneses que quieren que prevalezca el estado del bienestar sobre el bienestar del estado, con los japoneses que quieren que les digan la verdad.

Nada sigue igual


La vida de la mayoría de los japoneses parece igual que antes del tsunami de Tohoku y la crisis nuclear de Fukushima. Muchos trabajan o estudian largas horas y, cuando salen de los centros de estudio o de trabajo, se suman a los torrentes humanos que atraviesan áreas comerciales y de entretenimiento donde consumen y se divierten con avidez para luego regresar a sus casas y reposar hasta la jornada siguiente. Sin embargo, a poco que uno se asome a los medios de comunicación o converse con esos japoneses que hacen “vida normal”, se da cuenta del fuerte impacto psicológico que han tenido sobre ellos la ola gigante y la radiactividad.
Lo comprobé hace unos días en Sapporo, la gran capital del norte de Japón, y en Osaka, la  enorme metrópolis del Oeste. Alejados como están de la zona devastada por el mar y del área más contaminada por la radiación, los habitantes de Hokkaido y Kansai podrían estar a punto de pasar página y sumar el 11 de marzo de 2011 a la larga lista de calamidades que han hecho de los japoneses un pueblo acostumbrado a asumir la fatalidad de la vida. Y, sin embargo, no es así.
La gente en la calle y en los medios de comunicación habla constantemente de lo ocurrido hace un año y de las revelaciones que todavía se van produciendo, y que ayudan a comprender que sí se estuvo al borde de la hecatombe nuclear y que posiblemente el gobierno lo sabía mientras llamaba a la calma. Un productor de una de las principales cadenas japonesas de televisión me comentaba hace poco: “Mientras nos decían que podíamos permanecer en Tokio porque la situación estaba bajo control, el Emperador era evacuado a Kioto”.
El tsunami demostró una vez más el escaso poder de los políticos japoneses o su nula voluntad de imponerse sobre altos funcionarios y grandes empresas. La crisis la ha tenido que gestionar el gobierno del Partido Demócrata, debilitado por sus luchas internas y con la oposición del Partido Liberal Democrático, el principal responsable, durante sus más de cinco décadas en el poder, de la permisividad hacia las compañías eléctrica para imponer su credo nuclear. La inoperancia que han demostrado los políticos no es nueva, la forma en que se la han tomado muchos japoneses sí lo es.  
En la cultura política nipona prima el consenso, pero un número creciente de ciudadanos parece estar harto de que buscar el acuerdo y evitar el conflicto signifique que no se decide nada y las cosas se siguen haciendo por inercia y con el “apoyo” de los altos funcionarios y los grandes empresarios que mueven los hilos entre bastidores. Es el caldo de cultivo ideal para el salto a la escena nacional de opciones políticas populistas, como las encabezadas por el gobernador de Tokio, Shitaro Ishihara, o el alcalde de Osaka, Toru Hashimoto.