domingo, enero 07, 2007

Lucecitas por las víctimas del terremoto


Crónica desde Kobe
Jordi Juste
El 17 de enero de 1995, a las seis menos cuarto de la mañana, un terremoto de magnitud 7,3 en la escala de Richter sacudió la ciudad de Kobe durante aproximadamente veinte segundos, causando la muerte a casi 6.000 personas y provocando enormes daños materiales. Once meses después, en diciembre de 1995, con la infraestructura todavía en ruínas y miles de víctimas viviendo en refugios públicos, se inauguraba en el centro de la ciudad la primera edición de Luminarie, una espectacular iluminación callejera diseñada por el artista italiano Valerio Festi con el objeto de recordar a los muertos y dejar claro que Kobe quería volver a renacer.
Durante 15 días, unos dos millones y medio de personas visitaron Luminarie, comenzando lo que más de una década después parece ya una tradición consolidada que atrae aproximadamente a cinco millones de visitantes, principalmente de la región de Kansai. La multitud, dirigida por cientos de policías y guardias de seguridad, avanza cada tarde lentamente por un recorrido que toma aproximadamente una hora, en un intermitente tira y para festoneado por flases de cámaras digitales y teléfonos móviles, mientras por la megafonía suena música triste y recordatorios sobre la necesidad de seguir hacia adelante.
Kobe es una ciudad de un millón y medio de habitantes situada en el oeste de Japón, a treinta minutos en tren del centro de Osaka, la capital de la segunda metrópolis del país, que también incluye las vecinas Kioto y Nara. Sin embargo, Kobe no es un simple suburbio de Osaka. Es la capital de la extensa provincia de Hyogo y tiene una fuerte personalidad, definida en gran parte por su enclave geográfico en una franja alargada de tierra limitada entre la montaña y el mar. En este aspecto, además de en su espíritu cosmopolita y comercial, recuerda mucho a Barcelona, ciudad con la que está hermanda desde 1994.
Hasta el seísmo, conocido oficialmente como Gran Terremoto de Hanshin, Kobe tenía el puerto más importante de Japón y uno de los primeros de Asia. Una década después la capital de Hyogo todavía no ha podido recuperar esa posición, pero las heridas dejadas por el desastre son ya difíciles de percibir. Las grandes áreas debastadas por los incendios, que en las horas posteriores al temblor se cebaron en las casas más antiguas de madera, están ahora ocupadas por modernos edificios de pisos y oficinas; y la autopista Hanshin, que hace casi doce años ofreció al mundo la espectacular imagen de una gran obra de ingenieria convertida en un gurruño, vuelve a estar en pie y en pleno funcionamiento. Entre los pocos vestigios que se conservan de la catástrofe están los restos del muelle Meriken tal como quedó el 17 de enero del 95.
El día después del terremoto Kobe se puso a trabajar para convertirlo en historia, pero cada año, en diciembre, recuerda a sus víctimas mortales con miles de lucecitas de colores. Este año, el montaje de Valerio Festi se titula L’Incanto del Cielo y, como siempre, se asemeja en parte a las decoraciones navideñas de muchas calles de Barcelona o a la portada de la Feria de Abril de Sevilla.

1 comentario:

  1. Anónimo5:50 a. m.

    ES UN GRAN EJEMPLO DE SEGUIR QUE EL QUE QUIERE PUEDE Y NO COMO LO QUE ESTA SUCEDIENDO EN EL PERU QUE HA PASADO UN AÑO DEL TERREMOTO DE PISCO Y NI GOBIERNO NI LOS ALCALDES NI TAMPOCO NINGUNA DE LAS PERSONAS INVOLUCRADAS NO HAGAN NADA DE NADA A PESAR QUE HAY MILLONARIAS COLABORACIONES QUE HAN HECHO DESDE EL EXTRANJERO ASIMISMO APROVECHO A PREGUNTARLE A LOS SEÑORES DEL GOBIERNO DONDE ESTA TODO ESE DINERO VENIDO DEL EXTRANJERO

    ResponderEliminar