domingo, marzo 11, 2012

Nada sigue igual


La vida de la mayoría de los japoneses parece igual que antes del tsunami de Tohoku y la crisis nuclear de Fukushima. Muchos trabajan o estudian largas horas y, cuando salen de los centros de estudio o de trabajo, se suman a los torrentes humanos que atraviesan áreas comerciales y de entretenimiento donde consumen y se divierten con avidez para luego regresar a sus casas y reposar hasta la jornada siguiente. Sin embargo, a poco que uno se asome a los medios de comunicación o converse con esos japoneses que hacen “vida normal”, se da cuenta del fuerte impacto psicológico que han tenido sobre ellos la ola gigante y la radiactividad.
Lo comprobé hace unos días en Sapporo, la gran capital del norte de Japón, y en Osaka, la  enorme metrópolis del Oeste. Alejados como están de la zona devastada por el mar y del área más contaminada por la radiación, los habitantes de Hokkaido y Kansai podrían estar a punto de pasar página y sumar el 11 de marzo de 2011 a la larga lista de calamidades que han hecho de los japoneses un pueblo acostumbrado a asumir la fatalidad de la vida. Y, sin embargo, no es así.
La gente en la calle y en los medios de comunicación habla constantemente de lo ocurrido hace un año y de las revelaciones que todavía se van produciendo, y que ayudan a comprender que sí se estuvo al borde de la hecatombe nuclear y que posiblemente el gobierno lo sabía mientras llamaba a la calma. Un productor de una de las principales cadenas japonesas de televisión me comentaba hace poco: “Mientras nos decían que podíamos permanecer en Tokio porque la situación estaba bajo control, el Emperador era evacuado a Kioto”.
El tsunami demostró una vez más el escaso poder de los políticos japoneses o su nula voluntad de imponerse sobre altos funcionarios y grandes empresas. La crisis la ha tenido que gestionar el gobierno del Partido Demócrata, debilitado por sus luchas internas y con la oposición del Partido Liberal Democrático, el principal responsable, durante sus más de cinco décadas en el poder, de la permisividad hacia las compañías eléctrica para imponer su credo nuclear. La inoperancia que han demostrado los políticos no es nueva, la forma en que se la han tomado muchos japoneses sí lo es.  
En la cultura política nipona prima el consenso, pero un número creciente de ciudadanos parece estar harto de que buscar el acuerdo y evitar el conflicto signifique que no se decide nada y las cosas se siguen haciendo por inercia y con el “apoyo” de los altos funcionarios y los grandes empresarios que mueven los hilos entre bastidores. Es el caldo de cultivo ideal para el salto a la escena nacional de opciones políticas populistas, como las encabezadas por el gobernador de Tokio, Shitaro Ishihara, o el alcalde de Osaka, Toru Hashimoto.

2 comentarios:

  1. hola como estas? si quiere viaje a estambul o turquia puede disfrutar su viaje su vacasion guia de estambul

    ResponderEliminar
  2. oy alex guia de estambul organizamos las mejores excursiones en estambul de precios mas razonables cuando viajas a otra pais la uniqa cosa que vas a nececitar es un amigo Si viaja a turquia estambul tours o Cappadocia Tours Que desea?

    ResponderEliminar